No se necesita una idea perfecta para emprender

Innovación sep. 09, 2022

“El mejor momento para emprender es lo antes posible”, lo leí la semana pasada en un post que hablaba sobre la historia de un exitoso fundador (link). Me gustó tanto que se lo mandé a un par de amigos que les hacía falta escucharlo. Pero después de unos días sentí que compartir ese post no era suficiente. Aquí voy con mi historia a ver si logro motivar a alguien a lanzarse, o al menos le dejo el bichito.

Hace un poco más de un año, estábamos andando en bici con José (amigo, roomate y socio) cuando empezamos a hablar del mundo del emprendimiento. Me acuerdo de haber comentado “que brígido que ya hay varios chilenos en YC” (Y Combinator: aceleradora más grande del mundo, si no sabes lo que es y quieres emprender te recomiendo investigarlos) y haber hablado sobre las nuevas startups de PV (Platanus Ventures: YC latinoamericano).

La conversación terminó igual que muchas otras, “la cagó los fundadores máquinas”, “cómo llegaron ahí”, “qué suerte”. Seguía siendo una realidad inalcanzable.

El hecho de conversar del tema hizo que el bichito que teníamos en la cabeza despertara con más fuerza que nunca. Por primera vez hablamos sobre hacer algo juntos, empezamos a tirar ideas al aire. Nos pusimos a leer e investigar muchísimo, nos juntábamos todas las semanas a discutir posibles ideas, pasó a ser un tema recurrente.

Nos lanzamos

“RENUNCIEEE!!…”, me llama diciendo José un lunes después de un fin de semana algo intenso.

Al principio pensé que me estaba molestando, no podía ser verdad.

Ese fin de semana habíamos tenido un asado, después de algunas piscolas José me dijo que se iba a lanzar. Obviamente que yo lo aleoné lo que más pude, “eso es, vai con todo!” le decía. Jamás pensé que me iba a llamar a los 2 días diciéndome que había renunciado.

En ese tiempo yo estaba muy cómodo en mi pega, la empresa donde trabajaba estaba creciendo mucho y me habían ascendido hace poco. Si José no hubiese renunciado lo más probable es que no estaría escribiendo esto.

Con José 100% dedicado cambió todo, ese fue el día 0, ahí empezamos a “emprender”, a vivir como emprendedores. El que se quedaba sin pega era él, pero el que lo tenía que mantener era yo.

Yo estaba muy metido en la logística, en la última milla (llevarte tu compra de mercado libre, de zara o de linio a tu casa) y con la pandemia la industria explotó. José estaba en el mundo inmobiliario evaluando muchos productos logísticos, también le tocó vivir el boom.

Al principio no teníamos una idea muy concreta, pero creíamos que había una oportunidad en logística.

José quería conocer bien la industria antes de casarnos con una idea. Estuvo los 2 primeros meses despertándose a las 5:00 am y repartiendo paquetes para más de 25 empresas/startups distintas.

José aprendiendo desde la calle.

No sabíamos muy bien cómo partir, así que lo primero que hicimos fue pedirle ayuda a “expertos”. Nos dimos vuelta Linkedin, nos juntamos a hablar con conocidos y no tan conocidos que estaban emprendiendo. Ahí fue cuando aprendimos que los emprendedores/fundadores no son de otro planeta, son personas iguales a uno y tienen muy buena disposición para ayudarte.

Socio computín

Me acuerdo que me etiquetaron en un post de Andrés Matte, en ese momento parecía inalcanzable, era socio de PV. En un par de minutos agendamos una reunión. Llegué nerviosísimo, estaba bien preparado, lleno de datos para poder venderle nuestra idea. Pero después de responderle que no a su primera pregunta “¿tienen un socio capaz de construir su producto?” , todo el resto dió lo mismo, perdí por completo su interés.

Nos tomamos muy en serio lo que me dijo Andrés, fue nuestro primer gran desafío. Estuvimos un par de meses buscando, hasta que conocimos a Nico. ¿Cómo llegamos a él?.

En mi pega contratamos una empresa de software para hacer unos scrappers (robots para saber el precio de la competencia), pero no pudieron. Al poco tiempo entró un practicante, le conté del scrapper y llegó con el desarrollo listo la mañana siguiente. Cuando le pregunté cómo lo había hecho, me dijo que un amigo de la U lo había ayudado. Nico.

Sumar a Nico no fue fácil, tuvimos que jotearlo un par de meses. Era uno de los primeros empleados de una StartUp que estaba creciendo como avión. (les dejo el link a un post donde cuenta su versión de los hechos).​​

Primeras cervezas con Nico para celebrar que se sumaba al equipo.

No te callaste

Con Nico en el equipo y José ya experto en logística decidimos postular con nuestra startup HUBit a Corfo, a Start-Up Chile y a Platanus Ventures. En las 2 primeras nos fue mal y nos desmotivamos mucho. Eran nuestras opciones “más probables” y necesitábamos esas lucas para poder dedicarnos los 3. En ese momento creíamos que quedar seleccionados en PV era prácticamente imposible. Antes de postular teníamos tomada la decisión de seguir con nuestro emprendimiento independiente de lo que pasara.

Me acuerdo de ese lunes 3 de enero como si fuese ayer, que manera de partir el año. El jueves 30 de diciembre habíamos tenido nuestra primera entrevista con PV y el lunes al mediodía nos llega un mail de Andrés, diciendo que querían tener una segunda entrevista. Nico estaba en Puerto Natales, al día siguiente partía a las Torres, se quedaba sin señal por más de una semana. Sin mucha alternativa agendamos la entrevista para el mismo día a las 18:00.

Me acuerdo que apenas se acabó la reunión, mi polola que había estado al lado escuchándome me dice “¿cómo te fue?… hablaste caleta…no te callaste”. Yo le respondí que había quedado tranquilo, pero que lo más probable es que no íbamos a saber de ellos en mucho tiempo porque el programa partía en marzo. Mientras le respondía me llega un whatsapp de la Paula (socia de PV) preguntándome si me podía llamar.

Jamás me pasé ningún rollo, era obvio que me llamaba para darme una respuesta “políticamente correcta”, diciendo que aún quedaban varias startups por entrevistar, que estuviéramos en contacto.

Cuando me dijo “queremos que HUBit sea parte del próximo batch de PV”, no lo podía creer. No me lo imagine ni un solo segundo, le volví a preguntar por lo menos 3 veces si es que era verdad. Mientras hablábamos le hacía señas a mi polola para que llamara a José y a Nico para contarles.

Cuando corté lo primero que hice fue llamarlos por videollamada, necesitaba ver sus caras, que vieran mi emoción. Había sido todo muy rápido, no había tenido tiempo ni de procesarlo.

Saqué la foto porque me imagine que en algún momento iba a querer contarlo.

El día antes de partir el programa

Todavía falta una parte muy importante. A principios de enero nos aceptaron en PV y en febrero llegamos a trabajar full time a sus oficinas. Pero el programa no partía hasta fines de marzo, así que aprovechamos ese tiempo para avanzar lo más posible en HUBit.

Un día antes de partir el programa entré a la oficina de los socios de PV diciendo “les tengo que contar algo…”. Habíamos decidido pivotear. Nuestra idea original HUBit, con la que postulamos y quedamos seleccionados, murió antes de partir el programa.

Teníamos clarísimo que HUBit no resolvía un problema real, pero aún así nos costó mucho tomar la decisión. La parte más dura no fue partir desde cero, sino contar que ya no seguíamos con la idea original. Al principio sentíamos que los estábamos “traicionando”. Pero de a poco nos fue haciendo sentido la filosofía de PV, invertir en el equipo antes que en la idea.

Fue un mes duro. Estábamos dentro de PV, podíamos pagarnos un sueldo y juntarnos con los mentores de su comunidad, pero no teníamos una idea en la que trabajar. Investigamos distintas industrias, miramos startups de afuera y nos juntamos con muchísima gente.

Estábamos a fines de abril, conversando con Ian Lee en la terraza de Platanus, cuando salió por primera vez la idea de hacer “Examedi para autos”. Encargarnos de todos los cachos relacionados al auto sin salir de tu casa.

Al día siguiente armamos nuestro MVP y decidimos “probar” Carvuk un par de semanas. Queríamos ver si es que existía una oportunidad o no.

En un par de meses nos dimos cuenta que la oportunidad era tremenda.

Hemos logrado harta tracción, tenemos feedback muy valioso de nuestros usuarios y acabamos de levantar nuestra primera ronda de capital con grandes inversionistas.

¡Carvuk está recién partiendo!!